”Proponemos trabajar por un mundo con justicia”

Entrevista concedida al diario ”Liberación” que se publica en idioma español en Suecia.

1.- Hace poco, su partido (FI) ha oficializado su participación en las elecciones para el Parlamento Europeo, a su criterio cuales las perspectivas electorales de hoy, si en el 2018, en las elecciones nacionales, consiguió mínimos resultados.

Jaime Gomez: Las elecciones de otoño del 2018 se desarrollaron en condiciones políticas bastante especiales en donde pudimos percibir claramente simpatías por las propuestas políticas de Fiy simultáneamente un temor a debilitar el bloque de izquierda en caso de que Fi no entrara al parlamento. Lo que podríamos decir ahora, luego de ver los resultados electorales y el difícil proceso de conformación del nuevo gobierno, es que si los sectores que en aquel momento pensaban que teníamos propuestas políticas que daban respuesta a los problemas nacionales del momento, hubieran votado por nosotros, se habría fortalecido el bloque de izquierda y la conformación de un nuevo gobierno habría sucedido de una manera más rápida. Además, tuvimos una casi total invisibilidad por parte de los grandes medios de comunicación lo que nos impidió a nosotros, un partido que no tiene grandes recursos económicos, llegar a vastos sectores de la población con nuestra propuesta política.

Ahora, en las elecciones al parlamento europeo tenemos un punto de partida diferente. Tuvimos la confianza de l@s elector@s en el 2014 y tod@s ell@s saben de nuestros logros en el parlamento europeo teniendo tan solo una sola parlamentaria, Soraya Post. Por la misma razón, esta vez los medios de comunicación no nos pueden ignorar.

2.- Se supone que la decisión partidaria, está respaldada con propuestas serias y viables para el debate europeo. ¿Podría usted enumerar cuales son las más importantes?

Jaime Gomez: A partir de un análisis antiracista y anticolonial, planteamos propuestas en tres campos de acción que consideramos importante priorizar. En primer lugar, proponemos trabajar por una vida libre de violencia. Uno de los problemas de seguridad mas graves que existen en el mundo, es la violencia hacia las mujeres. Existe en toda la sociedad, desde las relaciones íntimas hasta las relaciones internacionales. Desde la violación sexual ejercida en el hogar pasando por la violación como arma de guerra hasta el tráfico de mujeres. Estudio realizados muestran como en Europa, una de cada tres mujeres es objeto de violencia sexual luego de los 15 años de edad y la mitad de las mujeres que viven en la UE han sido objeto alguna vez de agresiones sexuales. Por eso pensamos impulsar la propuesta de implementar la “ley de consentimiento” (samtyckeslag) similar a la que se aplica en Suecia. También planteamos la necesidad de criminalizar a quien compra servicios sexuales y combatir el trafficking. También nos opondremos a los planes de constituir un ejército común para la UE como se plantea en el Tratado de Lisboa. Finalmente pensamos que los países miembros de la UE deben firmar la convención que prohíbe las armas nucleares.

En segundo lugar, proponemos trabajar por un mundo con justicia. Estamos convencidos que los seres humanos tienen derecho a vivir la vida en un ambiente de seguridad, libre de guerra, hambre, tortura y persecución. Según reportes recientes, seis personas murieron diariamente en el año anterior (2018) en el mar Mediterráneo cuando trataban de llegar a Europa. Por eso lucharemos para que se creen mecanismos seguros para entrar a Europa y trabajaremos para que “Frontex”, que es la autoridad de control para las fronteras exteriores, deje de existir. Igualmente trabajaremos incansablemente para que el derecho al aborto sea una realidad en todos los países de la Unión Europea.

En tercer lugar, proponemos trabajar por un planeta vivo. La crisis climática requiere soluciones inmediatas. Los países de altos ingresos económicos deben asumir su responsabilidad por el cambio climático. Los seres humanos no pueden seguir pensando que son dueños y señores de la naturaleza. Por ello proponemos que la UE trabaje para que a nivel global se intensifiquen los esfuerzos para reducir a cero las emisiones de gases con efecto invernadero para el año 2038. Además, trabajaremos para que la soberanía alimentaria se priorice por encima de la agricultura a gran escala.

3.- En varios países europeos, las fuerzas ultraderechistas y neofascistas, vienen ganando terreno por la vía electoral. ¿A qué se debe ese fenómeno?

Jaime Gomez: Pienso que el auge de las fuerzas ultraderechistas y neofascistas no se ha dado de un momento a otro. Es producto de un proceso en donde la implementación de políticas neoliberales alejó a las sociedades, en este caso de Europa, de la posibilidad de implementar políticas de redistribución que disminuyeran las grandes brechas sociales que el neoliberalismo produce. Lo que sucedió fue todo lo contrario, la brecha social se aumentó y hoy existen abismales diferencias sociales. La llamada “sociedad de bienestar” que existió en varios países europeos, forma hoy parte de la historia en muchos países y en otros ha disminuido ostensiblemente. Ese auge nacionalista va acompañado del auge del racismo y del surgimiento de políticas anti-feministas que atentan contra los derechos conquistados durante años de lucha como el derecho al aborto. Los casos de Hungría y Polonia, para solo citar dos ejemplos, confirman esto.

4.- Se anunciaron, posibles alianzas de los partidos ultraderechistas, para dominar el parlamento europeo, ¿qué riesgos advierte usted? en esa maniobra.

Jaime Gomez: El auge del nacionalismo y el neofascismo es una amenaza directa a la democracia. Y cuando sectores nacionalistas establecen niveles de colaboración entre ellos, la amenaza es aun mayor. Pero, por otro lado, la organización de sectores democráticos, antifascistas en torno a propuestas feministas y antiracistas nos da esperanza. Todos hemos advertido, como existe un auge y una voluntad de movilización de expresiones, corrientes y organizaciones feministas en diferentes partes del mundo. Un buen ejemplo de ello lo vemos en Latinoamérica, en Europa, en Asia y en Africa. En todos los continentes existen niveles de organización y movilización feminista que no existían hace algunos años. Hoy por hoy, es la mejor expresión global contra el fascismo. 

5.- En Suecia, ya tenemos en el parlamento nacional, y puso en aprietos al parlamento para elegir al actual primer ministro. ¿En su observación, como calificaría usted al actual gobierno socialdemócrata?

Jaime Gomez: El actual gobierno, una alianza entre el partido del medio ambiente y la socialdemocracia con el apoyo del partido liberal y el partido de centro, es la continuidad de las políticas neoliberales. La socialdemocracia sacrificó una buena parte de su ideario ideológico y político para mantenerse en el poder. El partido del medio ambiente ha perdido la posibilidad de ser un interlocutor serio en asuntos del medio ambiente. Su papel en el gobierno anterior es un vivo testigo de las banderas que entregó a costa de mantenerse en el gobierno. Si bien el neofascismo representado por el partido “Demócratas de Suecia”, no logró acceder al gobierno existe un riesgo cierto que las políticas neoliberales anunciadas abonen el terreno para que se fortalezca este partido. Dependerá de los niveles de organización y movilización de los sectores democráticos que esto no ocurra.

6.- ¿Usted como militante latinoamericano de un partido sueco, cuál es su convocatoria a la colectividad latina?

Jaime Gomez: Como persona que nació en un país latinoamericano y como exiliado político en Suecia hago un llamado para que participen activamente en la defensa de la democracia y en la lucha contra el nacionalismo y contra el cambio climático. Los invito a votar el próximo 26 de mayo por nuestra propuesta feminista para impedir junto con otras fuerzas, que el nacionalismo y el neofascismo aumenten su influencia política en el parlamento europeo. De todos nosotros, de los demócratas depende que se abran las posibilidades para avanzar en la solución a la grave crisis climática, ese inmenso problema que los nacionalistas niegan. De esas fuerzas democráticas en donde Fi forma parte, depende que siga abierta la posibilidad de construir una sociedad socialmente justa, con igualdad de género y con respeto a la Madre Tierra.

Lämna ett svar

E-postadressen publiceras inte. Obligatoriska fält är märkta *