El mensaje de la Democracia Cristiana (KD) y los Conservadores (M) es un golpe a la democracia

Simultáneamente cuando el mundo llamaba la atención sobre el racismo en el día de las Naciones Unidas para la abolición de la discriminación racial, lxs democristianxs normalizaban el racismo en Suecia a través de su líder del partido, Ebba Busch Thor, y anunciaron que estaban abiertos a abrir conversaciones con el partido “Demócratas de Suecia” (SD). Poco después, Ulf Kristersson, líder del partido conservador “Moderados” (M), envió un mensaje similar. La normalización del racismo no es un fenómeno nuevo. Ha estado ocurriendo durante varios años, de manera continuada y en diferentes niveles, mientras que la resistencia es también cada vez más grande.

La Democracia cristiana y lxs Conservadorxs deben ser claros con sus electores. Votan para excluir al partido de Victor Orbán, Fidesz, del grupo de partidos europeos EPP porque ”Orbán está por encima de todo lo que es aceptable”, pero aquí en Suecia, abren las puertas para normalizar un partido que tiene sus raíces en el nazismo y que propaga el racismo de todas las formas posibles. ¿Qué tan creíbles pueden ser KD y M cuando dicen que trabajan por la democracia? Ellos son parte del problema.

El mensaje de estos partidos es un golpe a la democracia y alienta a las fuerzas racistas en su trabajo destructivo.

Cada día es más claro que Europa necesita un feminismo antirracista.

Aquí puede leer más acerca de por qué el gobierno de Orbán es una amenaza para la democracia.

Jaime Gomez, portavoz en asuntos de Política Exterior y candidato al Parlamento europeo por Iniciativa Feminista (F!).

Lämna ett svar

E-postadressen publiceras inte. Obligatoriska fält är märkta *