Concierto musical y “ayuda humanitaria”

Colombia ha sido noticia en los últimos días debido a la situación en Venezuela. El presidente Duque está implementando una política agresiva contra el gobierno venezolano. Colombia, en coordinación con el gobierno de EE. UU. y contra el derecho internacional, alienta un golpe de Estado y una campaña disfrazada de ayuda humanitaria con un objetivo político abierto: derrocar al gobierno venezolano.

Duque, que quiere emerger como el primer luchador por la democracia, oculta el hecho de que después de ser elegido presidente, ha saboteado el acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y las FARC, que se firmó en 2016. No considera firmar la ley que crea el marco legal para la ”JEP” (Jurisdicción Especial de Paz) para que pueda trabajar de una manera estable. JEP es una parte importante del acuerdo de paz y juzgará los eventos y casos dentro del marco del conflicto armado.

Es el mismo presidente que no ha hecho nada para detener el asesinato de activistas ambientales y defensor@s de derechos humanos en el país. Entre enero y noviembre de 2018, se informó sobre 226 activistas asesinad@s, de los cuales 120 fueron asesinad@s en los primeros 100 días de Duque como presidente.

Es el mismo presidente que no quiere seguir los protocolos internacionales firmados en caso de romperse las negociaciones de paz con el ELN. El gobierno noruego, que es una de las partes que garantes de estos protocolos, ya ha anunciado que mantiene su palabra y que todos los protocolos deben cumplirse.

Se puede pensar lo que se quiere del gobierno de Maduro. Personalmente, tengo muchos desacuerdos con su gobierno, pero estas diferencias nunca pueden justificar el ataque al derecho de los pueblos a la libre autodeterminación.

La oposición de Venezuela, o parte de ella, organizó un concierto en la frontera entre Colombia y Venezuela, con el apoyo de los gobiernos de Estados Unidos, Colombia, Brasil y Chile. Todos son gobiernos que no son particularmente conocidos por su trabajo para reducir las brechas sociales, por la igualdad económica o por promover una política que aborde los principales desafíos ambientales y del cambio climático. El concierto fue un primer paso para lo que sería la entrega de ”ayuda humanitaria” a l@s venezolan@s.

La ONU y la Cruz Roja Internacional ya han dejado muy claro este tema. Ellos ven estas ”entregas” como un acto que solo tiene un propósito político y por lo tanto no quiere involucrarse en este trabajo. No consideran este “show” como un esfuerzo humanitario.

Ahora Juan Guaidó dice que todas las alternativas deben estar sobre la mesa, es decir, la misma afirmación que Trump ha hecho en varias ocasiones. Esto significa que la intervención militar es una alternativa para la oposición liderada por él. Es terrible que un latinoamericano ignore las lecciones de la historia: todas las intervenciones militares estadounidenses en América Latina y en otras partes del mundo han sido sangrientas. La única forma de avanzar en Venezuela es el diálogo para implementar una solución política que coloque en el centro a la sociedad civil.

No muy lejos de allí está Haití, un país donde la población está protestando en las calles debido a la inflación y la crisis económica. Los manifestantes exigen la renuncia del presidente haitiano. No se habla mucho de eso en los medios de prensa suecos … Me pregunto por qué …

2019-02-25

Jaime Gomez, portavoz en asuntos de Política Exterior ycandidato al Parlamento europeo por Iniciativa Feminista (F!).

Texto en sueco/På svenska

Lämna ett svar

E-postadressen publiceras inte. Obligatoriska fält är märkta *