Luchar contra el nacionalismo en Europa es luchar por la democracia

“Orbán está liderando un gobierno autoritario que está derribando la democracia liberal en el país. Hungría se ha convertido en un estado donde la división de los poderes ya no funciona”

El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, quien dirige el partido Fidesz, llegó al poder hace ocho años. Durante ese tiempo, Hungría ha experimentado un cambio político sin precedentes, un cambio que alejó al país de la democracia. Hay varios ejemplos de esto.

Si bien los matrimonios entre personas del mismo sexo están permitidos en más y más países, en el año 2011 fue promulgada una ley en Hungría que estableció que el matrimonio solo puede tener lugar entre hombres y mujeres. Varias organizaciones de derechos humanos han expresado su preocupación porque esta política conduce a la discriminación contra las personas LGBTQ +.

Respecto a la libertad de prensa, la situación es lamentable. Según el índice de libertad de prensa de “Reporteros sin Fronteras”, Hungría ocupó el puesto 23 en la lista de países con la libertad de prensa de mayor alcance en el 2010. Ahora el país está en el lugar 73, lo que es un ”problema notable” según manifiesta la misma organización.

La política de refugiados es otra área en donde el respeto a los derechos humanos está ausente. En 2017, se instituyó una ley por la cual l@s refugiad@s que llegan al país, incluidas las familias con niñ@s, son ubicad@s en los llamados “campamentos de contenedores” en la frontera con Serbia. Esto significa que las personas que han huido de la guerra y la persecución permanecen encerradas durante todo el proceso de asilo. Según Human Rights Watch, esto es ”contrario a la Convención sobre Refugiad@s, los derechos humanos internacionales y la legislación de la UE”.

Hungría también viola los derechos democráticos en su tratamiento de las personas sin casa. Ahora hay una nueva ley que prohíbe a las personas sin casa dormir en la calle. Según la ley, la policía tiene el derecho de expulsar a las personas de las calles, multarlas y derribar sus tiendas.

Orbán lidera un gobierno autoritario que está acabando con la democracia liberal en el país. Hungría se ha convertido en un estado donde la división de los poderes ya no funciona.

Ahora el gobierno húngaro quiere aumentar el índice de nacimiento y lanzó la propuesta de que las mujeres que se casen antes de los 40 años y tengan más de dos hij@s deben recibir grandes recortes de impuestos y generosas contribuciones financieras. Si una mujer da a luz a cuatro hijos, no tiene que pagar impuestos sobre la renta. El partido Fidesz tiene una política extremadamente conservadora en la que la nación y la familia nuclear están en el centro.

Como en la mayoría de los partidos nacionalistas, la mujer debe ser el centro de la familia nuclear. Las mujeres son criadas como las “madres de la nación”. A Fidesz no le gusta hablar sobre los derechos reproductivos y mucho menos sobre el derecho al aborto. La posición de las mujeres en este tipo de sociedad implica que están subordinadas a los hombres, lo que significa que la violencia contra las mujeres se normaliza.

Vemos un desarrollo similar en Polonia donde el derecho al aborto ha sido atacado recientemente. Solo la movilización de organizaciones de mujeres y de derechos humanos de la sociedad civil ha detenido temporalmente estos ataques.

El Tratado de la UE establece que la Unión Europea se rige por los principios de la libertad, la democracia y el respeto a los derechos humanos y al estado de derecho. Estos principios deben ser comunes a todos los Estados miembros. Pero hoy en día, existe un aumento del nacionalismo y el racismo en Europa. Los partidos racistas aumentan su influencia y existe el riesgo de que el racismo y la discriminación de grandes grupos de la población se normalicen no solo en Hungría, sino también en Polonia, la República Checa, Italia, Austria y otros países de la UE.

Un fuerte movimiento feminista antirracista en Europa es la fuerza que podrá hacer el contrapeso de los partidos racistas, nazis y fascistas movilizados en toda Europa. Por lo tanto, el trabajo de Iniciativa Feminista (F!) continuará adelante para luchar contra la discriminación, combatir el racismo y promover los derechos humanos mediante la movilización, el apoyo y la cooperación con los partidos feministas y con otras fuerzas democráticas en Europa y en otras partes del mundo.

Jaime Gomez, portavoz en asuntos de Política Exterior ycandidato al Parlamento europeo por Iniciativa Feminista (F!).

2019-02-20

One thought on “Luchar contra el nacionalismo en Europa es luchar por la democracia

Lämna ett svar

E-postadressen publiceras inte. Obligatoriska fält är märkta *